Lo que escondía la marea.


Hace dos semanas la gran marea del Domingo 27 dejó al descubierto una de las más espectaculares vistas de las costas de Cádiz. La bajamar fue histórica, con un coeficiente máximo de 1,8. Aquí os dejo algunos de los más misteriosos descubrimientos que pude hacer ese día en las playas de Chipiona.

Lo que esconde la marea

 

Salí bien temprano, para pillar 2 horas entre el apogeo de la bajamar, sobre las 9:15. Sólo llegar allí pude observar que aquella mañana no era habitual. Nunca había visto un vacío similar en toda mi vida. Llevo años recordando el viejo descubrimiento que hice con sólo 10 años, paseando entre las rocas, con agua a las rodillas. Me adentré por una zona que mi madre no me permitía, pero aquel día no estaba ella allí, y la bajamar (sin ser tan fuerte como ésta) era propicia. Sentí un gran escalofrío al ver agujeros excavados en la piedra o “alhaja” curioso arabismo que conservan en el lugar  Recuerdo que lo pregunté en clase y me tomaron por arqueólogo de pacotilla. Ese día, esperando durante años, sería el gran momento para desquitarme. Sólo tenía que descender por las escaleras…

Busqué los cortes en la piedra por donde empezó aquella vieja investigación. Y los volví a encontrar. Recuerdo que aquel día, a esas alturas en bajamar, el agua me llegaba a los tobillos. Casi puedo rememorar el viejo frescor del agua entretejido entre mis dedos y hábiles sandalias. Mi mente imaginaba antiguas casas, asentamientos que se instalaron sobre aquellos cortes. Fenicios, romanos, o… antiguas casas de hace un siglo. Algunos cortes son demasiado caprichosos para ser excavados por el mar. Me preguntaba. Y me pregunto.

Unos metros más, y alcancé las “galletas gigantes”. Así las llamé al verlas. Y así aún las llamo. 2 círculos perfectamente excavados en la tierra, con un diámetro exactamente igual, cercano al metro. Aquel día recuerdo haberlas visto turbias y lejanas, esquivas para mi investigación. Esta vez estaban al descubierto, desprendidas del velo cristalino que las mantenía apartadas de mis vista, aunque no de mi recuerdo.

Y por fin alcancé mi objetivo, el agujero excavado en la arena. El negativo de las imágenes anteriores. Igual, pero sin galleta.

Aquí en la imagen contextal, puede apreciarse el corte adyacente. Sería interesante una imagen aérea de la zona.

Por último, la joya de la corona. La culminación de todo arqueólogo. La constatación de que no es un simple guiño de la Naturaleza o un gracioso capricho del mar.

Aquí se puede observar el enorme alcance de esta marea. Piensen que el agua, en condiciones normales, suele chocar contra paseo marítimo aledaño al faro. Detrás mía, la lejanía de una tierra que siendo pequeño estropeó el sueño a un niño de 10 años.

Delante, el mar. La mar. El mayor y más perfecto diván jamás contruido. La infinidad creativa de una infancia que jamás quiso rendirse, que no quiso olvidar la cuenta pendiente que le esperaba en el mismo lugar. Dará igual lo que se haya investigado, o lo que se investigue a partir de ahora. La felicidad de un niño no se vende ni se compra. Aunque tarde décadas en recuperarla.

Dedicado a mi amigo Miguel Furlock, los ojos que me enseñaron a mirar donde sólo podía ver.

Visiten su blog, no tiene desperdicio. http://sombrasbaul.wordpress.com/

Un regalito sinestésico. Traten de descargar y abrir el archivo de audio mientras ven las imágenes. Lo grabé allí mismo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

WikiUpload Free File Hosting
Anuncios

Acerca de Dudas Razonables
Blog de concienciación social y ciudadana

6 Responses to Lo que escondía la marea.

  1. ESE es mi DUDAS!!!!

    ¡Precioso, gracias, gracias. A sus pies, maestro. Uff, maestro, los pies.. ejem… jajaja…

    Bravo Guerrero, bravo, bravo. Anda, no me hagas caso, que me encanta leerte.

    Un fortísimo abrazo,

    Miguel

  2. varín says:

    Acaba de surgir en mi cabecita que sólo por esta Maravilla, bien valió la “superluna”, je je, con una semana de retraso, por si me tachan de poco ortodoxo.
    Es genial, y me apetece dedicarle una entrada enlazándola cuando ésta ya no esté aquí a la vista.

    Es fundamental mantener viva la curiosidad y la capacidad investigadora de aquellos 10 años, así como el atrevimiento medido de saltarse la norma de permisos, cuando hay una oportunidad razonable.

    Gracias

    Abrazos

    • Dudas Razonables says:

      Gracias por el comentario y por comprender tan bien el mensaje.
      Te enlazo como “Blog amigo”, me gustan la curiosidad y pausa de tus reflexiones.

      Abrazos.

  3. Hola Dudas, pues a Varín más que enlazarlo hay que ponerle un monumento de un momento a otro. Tamos todos frenéticos, hay que ver con la Schumann de los … nes.

    Abrazotes pa los dos

  4. Pingback: Copio:” Libia: ¿una cuestión de petróleo o de Bancos Centrales? “ « conocimiento y libre albedrío

  5. Pingback: El Arrocito ya está hecho « conocimiento y libre albedrío

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: