Litore vitae. Lux ora


El atlante

En aquella época, se podía atravesar aquel océano dado que había una isla delante de la desembocadura que vosotros, así decís, llamáis columnas de Heracles. Esta isla era mayor que Libia y Asia juntas y de ella los de entonces podían pasar a las otras islas y de las islas a toda la tierra firme que se encontraba frente a ellas y rodeaba el océano auténtico, puesto que lo que quedaba dentro de la desembocadura que mencionamos parecía una bahía con un ingreso estrecho. En realidad, era mar y la región que lo rodeaba totalmente podría ser llamada con absoluta corrección tierra firme (…)Posteriormente, tras un violento terremoto y un diluvio extraordinario, en un día y una noche terribles, la clase guerrera vuestra se hundió toda a la vez bajo la tierra, y la isla de Atlántida desapareció de la misma manera, hundiéndose en el mar. Por ello, aún ahora el océano es allí intransitable e inescrutable, porque lo impide la arcilla que produjo la isla asentada en ese lugar y que se encuentra a muy poca profundidad. Critias (Platón, s. IV aC)

Cuando tu cuerpo es un caparazón más en el mar, tu alma se balancea al compás de las ondas del agua. El tiempo no existe dentro de cualquiera de los pequeños agujeros excavados en la roca, donde la temperatura del agua te devuelve a las entrañas de tu propia existencia. Un día jugabas en ellos y al siguiente recuerdas que jugaste en ellos.

La historia está escrita para no olvidar. La vida, sin embargo, está escrita para recordarla.

Nada quedará en pie de lo que fuimos. De nada servirá engullir los últimos trozos de la basura irreal en que vivimos, pues la vida renacerá entre nuestros dedos mucho antes de que seamos conscientes de ello. Tras un doloroso parto, todos pasarán por la piedra de la felicidad compartida, quieran o no. Ellos también lo saben. Y se niegan a entender que el dinero -la droga del fin de sus días- es incapaz de proporcionarles el placer supremo de ser humanos: compartir vidas

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

//

//

//

Anuncios

Acerca de Dudas Razonables
Blog de concienciación social y ciudadana

One Response to Litore vitae. Lux ora

  1. Miguel says:

    Grandes palabras ! dichas desde la mente con alma.
    Para un final que no se detiene.
    Los efectos que les provoca la droga del poder y de la opresión al ser humano, hoy consumida en sobredósis, jamás será suficiente respecto a la felicidad de sentirse libre de necesidades tangibles que estos mismos fabrican.
    No logran ser felices, y como si fuera poco, trabajan para otros.
    Los estamos esperando.

    M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: