Os invito a mi nuevo blog…


Acabo de montar un nuevo blog donde recuperaré antiguos artículos y trataré de escribir más periódicamente. Reflexiones sobre la sociedad actual, que necesita alcanzar una nueva fase de consciencia. Este blog, servirá para mantener y crear dudas razonables acerca de cuestiones relacionadas con Voynich, Marte, HAARP, chemtrails…

Un abrazo a todos los amigos que siempre estais ahí. Os quiere…

Dudas Razonables.

tengodudasrazonables (Nuevo blog)

Juego de la isla misteriosa.


1.- Cojan Google Maps (o Earth) como apetezcan.

2.- Escriban: “Philippine Sea”.

3.- Una vez acercados al lugar, amplien y busquen en dirección Nordeste de donde aparece el cartelito “Philipine Sea”.

4.- Veran una cordillera submarina (de norte a sur).

5.- Ampliando un poco más, verán tres caracteres chinos juntitos.

6.- Amplien más sobre dichos caracteres.

7.- Aparecerá una isla (oasis) entre la inmensidad de kilómetros y kilómetros y kilómetros de océano sin fotografiar.

8.- Felicidades, llegaron a la meta. Disfruten de su estancia en la isla.

 

Aguaespejo


Desbordamiento apanorámico.

Cuando parece que ya todo está investigado sobre la imagen, llega el granadino José Val del Omar (1904-1982) e inventa nuevas formas de mirar a la cámara. “La imagen y el sonido, son también táctiles”… Cada una de sus películas es un peldaño más en adelantos técnicos que él mismo inventaba y fabricaba.

En 1928 anticipó ya varias de sus técnicas más características, incluyendo el “desbordamiento apanorámico de la imagen”, la salida fuera de los límites de la pantalla (precursora del 3D), y de conceptos como “visión táctil” o “sonido diafónico”.

Un genio capaz de crear un poema onírico que mezcla sin aparente orden, imágenes, sonidos, sombras, impresiones… sobre Granada. Primer sonido estéro de la historia (diafónico). El agua, como elemento conductor de la vida y el alma. Magistral.

Una obra olvidada durante décadas por los polvorientos baules de las incomprensión y la falsa perversión de la creatividad. Qué difícil es ser creativo cuando llega el momento de enfrentarnos al poder. Qué envidian nos tienen los poderosos. No pueden entender cómo podemos seguir siendo felices a pesar de que pongan toda su energía y tecnologías para hacernos la vida imposible. Cómo podrían comprarnos sólo una pizca de la felicidad que desborda un ser humano sin tener ni un duro.

Os dejo con la cinta: Aguaespejo Granadino (1955).

Litore vitae. Lux ora


El atlante

En aquella época, se podía atravesar aquel océano dado que había una isla delante de la desembocadura que vosotros, así decís, llamáis columnas de Heracles. Esta isla era mayor que Libia y Asia juntas y de ella los de entonces podían pasar a las otras islas y de las islas a toda la tierra firme que se encontraba frente a ellas y rodeaba el océano auténtico, puesto que lo que quedaba dentro de la desembocadura que mencionamos parecía una bahía con un ingreso estrecho. En realidad, era mar y la región que lo rodeaba totalmente podría ser llamada con absoluta corrección tierra firme (…)Posteriormente, tras un violento terremoto y un diluvio extraordinario, en un día y una noche terribles, la clase guerrera vuestra se hundió toda a la vez bajo la tierra, y la isla de Atlántida desapareció de la misma manera, hundiéndose en el mar. Por ello, aún ahora el océano es allí intransitable e inescrutable, porque lo impide la arcilla que produjo la isla asentada en ese lugar y que se encuentra a muy poca profundidad. Critias (Platón, s. IV aC)

Cuando tu cuerpo es un caparazón más en el mar, tu alma se balancea al compás de las ondas del agua. El tiempo no existe dentro de cualquiera de los pequeños agujeros excavados en la roca, donde la temperatura del agua te devuelve a las entrañas de tu propia existencia. Un día jugabas en ellos y al siguiente recuerdas que jugaste en ellos.

La historia está escrita para no olvidar. La vida, sin embargo, está escrita para recordarla.

Nada quedará en pie de lo que fuimos. De nada servirá engullir los últimos trozos de la basura irreal en que vivimos, pues la vida renacerá entre nuestros dedos mucho antes de que seamos conscientes de ello. Tras un doloroso parto, todos pasarán por la piedra de la felicidad compartida, quieran o no. Ellos también lo saben. Y se niegan a entender que el dinero -la droga del fin de sus días- es incapaz de proporcionarles el placer supremo de ser humanos: compartir vidas

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

//

//

//

El vecino del sol.


Ayer pasó algo raro en el SOHO. Lo vi, pero esperaba que saliera en todos los periódicos (Risa morbosamente irónica). Así que tendré que publicarlo, con la ayuda de un chaval que se ha currado muy bien las imágenes y el video.

Impresionante.

Pd: Lo que demuestra que todo da igual ya. Lo intuía. Ahora lo se. Como diría el típico abogado sabihondo y engominado de las pelis americanas sobre juicios, justo después de mostrar y demostrar lo que es evidente: “No hay más preguntas”. Pues eso. Sobre este tema, creo que hay respuestas muy claras ya.

Guanabana Voynich


Guanabana por la mañana

Guanabana para mañana

Ya lo dijo el que escribió el manuscrito Voynich:  “Tehody ShocThol”.

Tiempo.


Tiempo

1897. Un hombre hace un encargo extraño. Quiere un reloj. Pero no un reloj cualquiera.

La hora y el calendario no le basta. Necesita que el calendario sea perpetuo (con 366 días para años bisiestos), que marque las milésimas de siglo transcurridas, las fases de la Luna, estaciones, solsticios y equinocios, que tenga cronógrafo, contador de minutos y horas con retorno a cero, brújula… Además, el cliente fue muy concreto con ciertas características: quería que en su reloj tuviera un planetario del hemisferio norte en el momento del día indicado por la hora y calendario, para dos ciudades (Lisboa y París). Y otro del hemisferio sur (Río de Janeiro). Por si hacía falta ir.

También quería la hora para 125 lugares del mundo y la del amanecer y anochecer de Lisboa, un termómetro metálico en centígrados, un higrómetro (humedad), barómetro (viento) y altímetro (hasta 5000 metros). Por si hiciera falta subir.

Todo ello, en una caja de 71 mm, con mecanismo de resorte, cristal para no tener que abrirlo, tic-tac regulable (sonoro, suave y silencioso), sonido repique para minutos, cuartos y horas ajustable, y que estuviera resguardado por el diseño de un genio. Leer más de esta entrada