El vecino del sol.


Ayer pasó algo raro en el SOHO. Lo vi, pero esperaba que saliera en todos los periódicos (Risa morbosamente irónica). Así que tendré que publicarlo, con la ayuda de un chaval que se ha currado muy bien las imágenes y el video.

Impresionante.

Pd: Lo que demuestra que todo da igual ya. Lo intuía. Ahora lo se. Como diría el típico abogado sabihondo y engominado de las pelis americanas sobre juicios, justo después de mostrar y demostrar lo que es evidente: “No hay más preguntas”. Pues eso. Sobre este tema, creo que hay respuestas muy claras ya.

Anuncios

Guanabana Voynich


Guanabana por la mañana

Guanabana para mañana

Ya lo dijo el que escribió el manuscrito Voynich:  “Tehody ShocThol”.

Tiempo.


Tiempo

1897. Un hombre hace un encargo extraño. Quiere un reloj. Pero no un reloj cualquiera.

La hora y el calendario no le basta. Necesita que el calendario sea perpetuo (con 366 días para años bisiestos), que marque las milésimas de siglo transcurridas, las fases de la Luna, estaciones, solsticios y equinocios, que tenga cronógrafo, contador de minutos y horas con retorno a cero, brújula… Además, el cliente fue muy concreto con ciertas características: quería que en su reloj tuviera un planetario del hemisferio norte en el momento del día indicado por la hora y calendario, para dos ciudades (Lisboa y París). Y otro del hemisferio sur (Río de Janeiro). Por si hacía falta ir.

También quería la hora para 125 lugares del mundo y la del amanecer y anochecer de Lisboa, un termómetro metálico en centígrados, un higrómetro (humedad), barómetro (viento) y altímetro (hasta 5000 metros). Por si hiciera falta subir.

Todo ello, en una caja de 71 mm, con mecanismo de resorte, cristal para no tener que abrirlo, tic-tac regulable (sonoro, suave y silencioso), sonido repique para minutos, cuartos y horas ajustable, y que estuviera resguardado por el diseño de un genio. Leer más de esta entrada

¿Mirando el fondo o desde el fondo?.


A veces, mirando por la ventana, no ves nada. Quizás sean ellos. El viento, el frio, o la humedad, quienes nos contemplan atónitos desde el exterior. Espectantes, inquietos y deseosos de encontrarnos. Como ese escaparate de pasteles que nos comíamos con la mirada, cuando éramos niños. Y nosotros fuéramos los pasteles. En aquel pasado, ahora tan distante, que se desintegra al compás de las gotas de agua que golpean en el cristal. Nuestro pasado llama a la ventana, golpea con insistencia pero ya nadie le contesta…

Nos miran pero no se atreven a entrar.

El reflejo de la luz se abre paso entre la niebla. Falsas simetrías de las sombras y la luz.

Simetrías.

El pasado es todo aquello que la niebla tapa, pero no esconde. Todo eso que cala hasta los huesos sin que sepamos bien en qué nos sumergimos. Y sin embargo, nuestra ropa ahora está bien seca.

Leer más de esta entrada

Una foto y diez palabras.


 

 

 

Illumina – ADN – Valium – Basilea – Schwan – Humer – Flu – Solexa – Drogas – Allonal

Pasen a la mansión… Está abierta.


Pasen y vean...

Ding, dong…

Ding, dong… (Sonido de discusión en la casa)

– Joder, ¡os dije que metiérais el dinero en Suiza, no en Liechtentein cretinos!. Margaretha, dile a Peter, Jonas y Mathias que se acabaron las vacaciones, volvemos a Vaud. Me dan igual sus mujeres, si no quieren venir que les den. Estoy hasta los huevos de mis queridas nueras y sus especulaciones sobre la muerte.

Ding, dong… (aumenta el sonido de la discusión)

-Svenson, llama a mis abogados, diles que cancelen todas sus citas y que vengan a casa. Hay que salvar Interogo o hacienda nos va a crujir. ¿Quién coño pudo abrir el pico?… Joder… ¿Le Monde?, sí… póngame con el director. ¿Eric?… Hombre Eric, que tal… ¿cómo está la situación?. Bien… entiendo. Gracias, ¿se sabe algo del Guardian?. Ahá… Perfecto. ¿Que hay algunos indicios en Internet, pero se han publicado…?. ¿Otra cosa… qué? ¿Uppdrag granskning?. ¿Esos estúpidos que me pararon el otro día?. Capullos… Ese va a ser su último programa. ¿Pero qué coño se han creido éstos?.

Ding, dong…

-¿Pero quién coño está llamando a la puerta?. Svenson pregúntele al portero. ¡¡¿Qué?!, una niña vendiendo galletas… Joder lo que faltaba. Espera… mejor salgo yo… puede traer una cámara y hay que dar imagen de venerable abuelito que compra las galletas. Salgo.

Leer más de esta entrada

El fin de lo que nunca nadie vio.


 

image

Todos veremos el fin de lo que nunca nadie vio. Y sentiremos el comienzo de lo que nadie supo que sentiría. Las líneas rojas, negras y blancas darán igual ya. La cárcel en que han querido convertir nuestro cielo, terminará volviéndose su propia simulación inversa. Todos tendremos que autoinstalar nuestro propio botón ON. Y no habrá Pen-drives que nos ayuden, ni siquiera manuales para torpes. Será una búsqueda callada y progresiva, que nos unirá y nos hará fuertes y nuevos. Libres para escoger nuestra esclavitud o nuestro propio camino.

Señores clones. No hay ser más esclavo que quiencree poder imponer su obsesión los demás. Pensé que nunca diría esto, pero tengo la sensación de que al final, cuando pidais clemencia en un pequeñísimo rincón sin simular, me dareis pena. Sólo un poquito.

Y entonces os diré que NO.